Ir al contenido principal

Lo anónimo. Misiva a un alter ego invisible



Apreciado alter ego anónimo:

Contacto contigo según lo acordado, pero el tiempo pasa. En realidad, el tiempo es el único testigo de nuestras posiciones, de nuestros escurridizos movimientos y de nuestras sutiles máscaras. 



En principio, no me parece mal intentar establecer una relación de intercambio artístico, intelectual o personal con alguien anónimo. De hecho (ahora y antes), una parte importantísima de lo que recibe quien nos escucha hablar, quien nos lee o quien recibe nuestros detalles es anónima. Y por fuerza, además, en su correspondiente parte de respuesta más o menos silenciosa, cobra también forma anónima, e incógnita. 



Sucede también que tal vez no sea ya tan importante llegar a comunicarse y hacerlo con cierta intensidad, pues es posible que baste ya con trasmitir las intensidades, con lanzar las esperanzas, como en un proceso de relevos, polinización y yuxtaposición de energías. 



Sea como fuere, quiero decirte que creo que tenemos algunas cosas en común, aunque en este momento prefiera no duplicar el anonimato, es decir, no construir un anonimato completo que nos aísle del todo del conjunto. (Prefiero no dar muchas razones de por qué no quiero ser anónimo: la más formal y educada, desde luego, sería que mi aparente falta de anonimato puede reforzar más el tuyo, tu voluntario, decidido y consciente anonimato). Pero la más estable de mis razones es que alguien de los dos debe tener la pierna fuera de la sábana.



En cualquier caso, yo no me siento del todo anónimo... Desde luego, no para ser conscientemente anónimo; este es un gran motivo para permanecer parcialmente visible en mi singularidad, que por supuesto es fragmentaria y parcial.


Respecto a mi relación con el arte, he de decirte que mi trabajo es amateur, autodidacta, sobre todo literario, ensayístico y crítico. Fotografío algo, y he elaborado algún vídeo casero, pero casi no es eso...



Desde luego, comparto con lo anónimo muchas cosas: la intención de no quedar determinado, encorsetado, por el régimen de visibilidad de nuestra sociedad; la necesidad de disponer del mayor grado de energías para continuar adelante, desde una posible indefinición; pero también la de estar abierto a la conexión con lo común más amplia y germinal que da el no tomar partido en corrientes, movimientos o partidos... En el fondo, prefiero permanecer siempre sumando a todos a los que, y en los que, creo. 


Y sobre todo soy fiel a la singularidad, al materialismo encarnado del cuerpo en el territorio, a la resistencia corporal al control, al rizoma, al contacto carnal con la naturaleza viva, al goce, más que al placer. Y estas últimas notas me impiden en este aspecto ser del todo anónimo, tanto como ser nada. 



Me despido, con esto, sin demasiada confianza en que sea posible un encuentro heterogéneo, aunque dejo puestas aquí mis huellas, porque es el rastro el que indica siembre el camino.

Comentarios

Artículos más leídos en este blog

El origen de la imagen y la estética antigua en Grecia (II). La belleza

El equilibrio entre racionalidad eintuición del arte griego antiguo supuso un paso decisivo en la evolución visual de la humanidad. Sin embargo, antes vivióuna notable historia, relacionada con uno de los atributos de lo visual, lo bello, la belleza, otra de las determinaciones a las que se orienta la visión directa y la percepción natural (tal vez el reclamo más contradictorio de los sentidos). Desde luego, si bien es posible que las originarias poblaciones griegas de Asia y las islas griegas tuvieran una particular disposición para cultivar la belleza, fue el cada vez mayor contacto con otras culturas, sobre todo con las orientales, el que ayudó a de perfilar la estética de la belleza griega, con la ayuda del esquematismo, el estilo geométrico y la matematicidad representativa presentes ya, por ejemplo, en las civilizaciones egipcia, mesopotámica y micénica. 




Pero no solo eso, tuvo también que fundirse y entrar en conflicto con las aportaciones de los invasores que aproximadamente de…

La pintura de los nombres propios

Etcéteras. Alfons Freire, Galería Sargadelos, enero-marzo, 2012

Dicen que la filosofía está socialmente muerta desde hace algunas décadas. Y puede que sea así, a excepción de algunas erupciones esporádicas que consiguen sacar durante unos meses la cabeza, para quedar colapsadas en un segundo y último extremo en forma de extravagancia, reducidas a la incomprensión de lo poco riguroso, o acusadas por los expertos más prácticos e integrados de ser el remake de una nostálgica y disfrazada superioridad, o condenadas por muchos otros a una indiferencia hacia aquellos que molestan con pensamientos complicados, anticuados y faltos de la practicidad y de la rapidez que «se necesitan» en nuestros tiempos digitales descompuestos. La actualidad parece haber engullido el ritmo sosegado y atento a los oídos del pensamiento y de la cultura, y no sólo de los clásicos, que sin duda sólo podrían leerse a la luz de nuestro presente, sino de esos muchos otros pensadores contemporáneos que intentan explica…

Notas para una estética de la naturaleza (I)

(Al hilo de la próxima participación del Grup d’Estètica i Política segle XXI (Gep21) en algunos de los actos de la biennal Art Mix 2011 de Santa Coloma de Gramenet, he elaborado unas notas de diálogo sobre el tema de esta convocatoria: Homo et Natura. Os invito a su lectura, y ofrezco este material tanto a los participantes como a los asistentes al seminario. El acto será el día 3 de mayo en el Centre d'art Contemporani Can Sisteré de Santa Coloma, a partir de las 20.00 h.)
La naturaleza humana Escisión naturaleza-ser humano. Es casi una tradición del arte occidental oponer dos esferas en último extremo relacionadas: naturaleza y ser humano. Esta oposición contiene diferentes segmentos de unidad, y, tal vez por eso, no sea muy fácil de mantener. Si miramos al mundo antiguo, por ejemplo, vemos que esa supuesta oposición se organizaba en el interior de una estructura de orden, equilibrio y proporción interdependientes, tanto en la esfera de la natura como en la esfera de lo humano; y…