Ir al contenido principal

Aureolas amig@s. Sandro Solsona en Konventzero


Este fin de semana está próxima a concluir la muestra del artista brasileño Sandro Solsona en Cal Rosal, muy cerca de Berga. My Holy friends encaja en un entorno de tintes industriales, un paraje bello y lleno de contrastes entre la naturaleza y la mano humana, entre el pasado y el porvenir, la luz y la sombra, la compañía y la soledad, lo vacío y lo lleno, las ruinas y el diseño.


La serie expuesta en Konventzero pone en relación elementos familiarmente emparentados. Por una parte, palés de madera encontrados y en desuso, en los que todavía se aprecian las marcas de los materiales que en su momento fueron apilados en ellos, el peso de las mercancías que tuvieron apoyo en su base. Por otra, espacios abandonados, de casi almacenaje, vacíos, donde todavía resuena el eco de algún palé familiar que pudo incluso haber sido apilado, movido o desplazado en su seno, mientras iba de un lado a otro entre bloques y embalajes.

 

Cal Rosal es un entorno ideal para la muestra, para dejar a la madera explayarse y poner de manifiesto su detalle, en contraste con el desconchado de las paredes, portadoras a su vez de su propia historia, incluso del roce con distintos materiales humanos o industriales. El espacio acondicionado ocupa su desnudez con unas obras que han elegido ahora la verticalidad, en sintonía con las paredes, más que con los suelos. La relación permite abundantes transferencias de emoción y contacto.


 No obstante, las tablas son reutilizadas por Solsona como soporte pictórico. La madera, y sobre todo los nudos y las irregularidades de esta, profundizan en el detalle de su pintura, se hibridan con la monocromía y con su virtuosismo en el aerógrafo. Y no solo eso, el conjunto queda unificado gracias al uso del clásico pan de oro, de resonancias con la pintura religiosa más fiel a la tradición.



  La pintura religiosa fue tradicionalmente portavoz de un estilo cuya imagen servía de mediación entre el mundo real de carne y hueso y el trascendente, el de la magia y lo posible. Un mundo eterno de esencias impersonales. Las técnicas del claroscuro, el destello del pan de oro y los dorados, la monocromía, las texturas materiales suavizadas, eran fieles ayudantes en ese proceso de elevar la materia a lo espiritual y a la invisibilidad, y que estallaban en el punto menos iluminado del espacio.

  
La contrapartida, desde luego, consistía en la conversión de todo el conjunto en una simple unidad, y en la desaparición de los vectores, del diálogo de cualquier imagen, placado por la veneración, el fetiche y la ausencia de matices singulares y existenciales. Llegados a un punto, aparecían los santos sin nombre singular, los nombres de santos de las festividades, los fantasmas.

  
Sandro Solsona establece un diálogo con la tradición iconológica clásica, en una sutil inversión de la pintura icónica. La santidad de los gestos universales desciende a la cotidianidad del gesto singular, más cotidiano y existencial, conectado con una espiritualidad menos a-temporal y más in-temporal. Los gestos de estas series revisan las poses icónicas clásicas del retrato y las redirigen en otro sentido: hacia la mirada cómplice del retrato de origen fotográfico, hacia los ojos del modelo que nos mira, una decisión que las Iglesias nunca se permitirían.


 Introducir un rastro fotográfico en este contexto resulta atrevido y definitivo, y colocar en yuxtaposición en su cabeza una aureola trastoca todo el conjunto aún más: no necesita como alternativa la iluminación, sino el puro ir y venir entre su afuera y su adentro, en una actividad de puro tránsito.


En su nota a la exposición, Alfons Freire se pregunta si sus retratos se nos presentan para la veneración o para la adoración, si son mediadores de la divinidad inalcanzable o tienen una presencia inmediata. Me atrevo a decir (y en esto he de confesar que he querido entenderlo en las propias palabras del artista) que la serie My Holy friends activa un itinerario emocional que aspira a alcanzar el sentimiento del modelo, el gesto perdido de este en la vida cotidiana, en el collage de imágenes en el que todos vivimos. 


Parece aspirar a rozar la extrema «santidad» profana y existencial del ser concreto, de sus amigos, anónimos, que han querido posar ante el artista. Para Freire –no puedo estar más de acuerdo con él–, nos marca el camino para «reconocer la inconmensurabilidad de cada ser humano», «impide la comparación y el intercambio» y revela que «cada ser humano es único, incomparable, irremplazable, protagonista de un espíritu inefable».



El broche lo ocupa el recipiente en el que están contenidos sus iconos. Están en un entorno industrial, pero sobre todo en un recinto religioso abandonado, y dentro de una capilla aprovechada, sin más iluminación que unas velas que ayudan al reflejo del pan de oro con algún detalle. En ese recipiente puede destacar bien la vaporosidad de la técnica aerográfica de la que hablan Vicente da Palma y Freire en sus reseñas de la serie, que muestra la permanente ausencia de contacto entre el spray y la madera, el carácter etéreo de la imagen y la acción creativa que ejecuta el artista. El juego final se encierra en la monocromía donde, en un último impulso, aparece el disfraz de un individuo singular, con cara y ojos, portador de una vida propia.


       Como detalle final, hemos de decir que los amigos santos de Sandro Solsona tienen nombres, aunque solo de pila, de esos que nos definen a todos parcialmente: Jordi, Pedro, Anna; nombres de pila que solo cobran sentido según los rellenamos nosotros mismos en nuestra biografía, y según son conocidos y reelaborados por quienes nos dan por existentes, por aquellos para quienes existimos y representamos algo. Ellos son al final nuestros santos mundanos, con los que convivimos y nos relacionamos, los salvadores de nuestro nombre y de nuestro reflejo, gracias a los cuales –e irremediablemente– se mantiene vivo el significado de nuestro propio ser. 


          
Mas información sobre el artista en Sandro Solsona





Comentarios

Artículos más leídos en este blog

El origen de la imagen y la estética antigua en Grecia (II). La belleza

El equilibrio entre racionalidad eintuición del arte griego antiguo supuso un paso decisivo en la evolución visual de la humanidad. Sin embargo, antes vivióuna notable historia, relacionada con uno de los atributos de lo visual, lo bello, la belleza, otra de las determinaciones a las que se orienta la visión directa y la percepción natural (tal vez el reclamo más contradictorio de los sentidos). Desde luego, si bien es posible que las originarias poblaciones griegas de Asia y las islas griegas tuvieran una particular disposición para cultivar la belleza, fue el cada vez mayor contacto con otras culturas, sobre todo con las orientales, el que ayudó a de perfilar la estética de la belleza griega, con la ayuda del esquematismo, el estilo geométrico y la matematicidad representativa presentes ya, por ejemplo, en las civilizaciones egipcia, mesopotámica y micénica. 




Pero no solo eso, tuvo también que fundirse y entrar en conflicto con las aportaciones de los invasores que aproximadamente de…

La pintura de los nombres propios

Etcéteras. Alfons Freire, Galería Sargadelos, enero-marzo, 2012

Dicen que la filosofía está socialmente muerta desde hace algunas décadas. Y puede que sea así, a excepción de algunas erupciones esporádicas que consiguen sacar durante unos meses la cabeza, para quedar colapsadas en un segundo y último extremo en forma de extravagancia, reducidas a la incomprensión de lo poco riguroso, o acusadas por los expertos más prácticos e integrados de ser el remake de una nostálgica y disfrazada superioridad, o condenadas por muchos otros a una indiferencia hacia aquellos que molestan con pensamientos complicados, anticuados y faltos de la practicidad y de la rapidez que «se necesitan» en nuestros tiempos digitales descompuestos. La actualidad parece haber engullido el ritmo sosegado y atento a los oídos del pensamiento y de la cultura, y no sólo de los clásicos, que sin duda sólo podrían leerse a la luz de nuestro presente, sino de esos muchos otros pensadores contemporáneos que intentan explica…

Notas para una estética de la naturaleza (I)

(Al hilo de la próxima participación del Grup d’Estètica i Política segle XXI (Gep21) en algunos de los actos de la biennal Art Mix 2011 de Santa Coloma de Gramenet, he elaborado unas notas de diálogo sobre el tema de esta convocatoria: Homo et Natura. Os invito a su lectura, y ofrezco este material tanto a los participantes como a los asistentes al seminario. El acto será el día 3 de mayo en el Centre d'art Contemporani Can Sisteré de Santa Coloma, a partir de las 20.00 h.)
La naturaleza humana Escisión naturaleza-ser humano. Es casi una tradición del arte occidental oponer dos esferas en último extremo relacionadas: naturaleza y ser humano. Esta oposición contiene diferentes segmentos de unidad, y, tal vez por eso, no sea muy fácil de mantener. Si miramos al mundo antiguo, por ejemplo, vemos que esa supuesta oposición se organizaba en el interior de una estructura de orden, equilibrio y proporción interdependientes, tanto en la esfera de la natura como en la esfera de lo humano; y…