Ir al contenido principal

El imposible común

          

Tomás Caballero
Se habla de la diferencia como algo separador, enemigo en los límites del marco fronterizo entre nuestra normalidad y nuestro «lastre» de rarezas, más allá del cual nos podemos perder en la noche de los deformes, los descarriados, los marginales y los perdidos, y más acá del cual entramos en correspondencia con la normalidad, con aquella que nos responde de manera original, estructural e históricamente.
Tomás Caballero
Los profesionales de la división son maestros en este acomplejamiento y en esta marginación de las diferencias que oculta una normalidad impuesta, gracias a la pirotecnia del escarnio y la demonización de lo singular. No obstante, los divididores no son los únicos que se apoyan en estas formas, es decir, que no sólo son ellos quienes empujan en este proceso: los profesionales de la unión, aquellos que claman al cielo por encontrar esquemas de lo que todos tenemos en esencia, de todo eso que nos une realmente para separar lo que nos diferencia, colaboran de manera feliz en lograr que aquello que nos hace en realidad singulares sea convertido en un sucedáneo de nosotros mismos. Parecen pedir que tiremos por la borda lo que nos diferencia y nos convirtamos en un sucedáneo perfeccionado y pulido, una síntesis de toda la diversidad humana.
Tomás Caballero
En ese arco, finalmente se deja hacer, se deja pasar, todo vale, incluidas las mutaciones, la destrucción, la impotencia, la evasión, la depresión y la dejación de funciones. 

Sin embargo, hay algo que nos une y más bien nos conecta, una relación dinámica, permanente, que no puede consolidarse porque si lo hiciera dejaría de estar comunicada. Lo que congela las diferencias y separa los extremos de cualquier relación es la parada del tiempo, el colapso de la interacción de lo diferente.
Tomás Caballero
Por el contrario nos une la sensación solidaria de nuestras diferencias, la sensación de que nuestra falta puede ser entendida, comprendida y apoyada por alguien que está fuera, al tiempo que correspondida por nuestro apoyo, comprensión y entendimiento de la falta que llena a nuestro diferente complementario: ese es el lazo potencial que nos une, la capacidad de encontrarnos, la posibilidad de un espacio abierto que haga de intermediario.
Tomás Caballero
En realidad, todo aquello que nos une de manera estática, es lo que nos diferencia de manera irrevocable, porque elimina la posibilidad de participación del resto de nuestro todo personal en esa unión, porque rompe la posibilidad de participar de la diferencia y ésta queda subordinada a la unión. Lo que nos une, además, es un complemento perverso de lo que nos separa, porque para recuperar la diferencia, ésta ha de convertirse en una diferencia excluyente, despreciativa, autista, exclusiva. Tenemos un imposible común, pero no podemos pensar en la utopía ni como una distopia ni como un futurismo.
Tomás Caballero

Comentarios

Artículos más leídos en este blog

El origen de la imagen y la estética antigua en Grecia (II). La belleza

El equilibrio entre racionalidad eintuición del arte griego antiguo supuso un paso decisivo en la evolución visual de la humanidad. Sin embargo, antes vivióuna notable historia, relacionada con uno de los atributos de lo visual, lo bello, la belleza, otra de las determinaciones a las que se orienta la visión directa y la percepción natural (tal vez el reclamo más contradictorio de los sentidos). Desde luego, si bien es posible que las originarias poblaciones griegas de Asia y las islas griegas tuvieran una particular disposición para cultivar la belleza, fue el cada vez mayor contacto con otras culturas, sobre todo con las orientales, el que ayudó a de perfilar la estética de la belleza griega, con la ayuda del esquematismo, el estilo geométrico y la matematicidad representativa presentes ya, por ejemplo, en las civilizaciones egipcia, mesopotámica y micénica. 




Pero no solo eso, tuvo también que fundirse y entrar en conflicto con las aportaciones de los invasores que aproximadamente de…

La pintura de los nombres propios

Etcéteras. Alfons Freire, Galería Sargadelos, enero-marzo, 2012

Dicen que la filosofía está socialmente muerta desde hace algunas décadas. Y puede que sea así, a excepción de algunas erupciones esporádicas que consiguen sacar durante unos meses la cabeza, para quedar colapsadas en un segundo y último extremo en forma de extravagancia, reducidas a la incomprensión de lo poco riguroso, o acusadas por los expertos más prácticos e integrados de ser el remake de una nostálgica y disfrazada superioridad, o condenadas por muchos otros a una indiferencia hacia aquellos que molestan con pensamientos complicados, anticuados y faltos de la practicidad y de la rapidez que «se necesitan» en nuestros tiempos digitales descompuestos. La actualidad parece haber engullido el ritmo sosegado y atento a los oídos del pensamiento y de la cultura, y no sólo de los clásicos, que sin duda sólo podrían leerse a la luz de nuestro presente, sino de esos muchos otros pensadores contemporáneos que intentan explica…

Notas para una estética de la naturaleza (I)

(Al hilo de la próxima participación del Grup d’Estètica i Política segle XXI (Gep21) en algunos de los actos de la biennal Art Mix 2011 de Santa Coloma de Gramenet, he elaborado unas notas de diálogo sobre el tema de esta convocatoria: Homo et Natura. Os invito a su lectura, y ofrezco este material tanto a los participantes como a los asistentes al seminario. El acto será el día 3 de mayo en el Centre d'art Contemporani Can Sisteré de Santa Coloma, a partir de las 20.00 h.)
La naturaleza humana Escisión naturaleza-ser humano. Es casi una tradición del arte occidental oponer dos esferas en último extremo relacionadas: naturaleza y ser humano. Esta oposición contiene diferentes segmentos de unidad, y, tal vez por eso, no sea muy fácil de mantener. Si miramos al mundo antiguo, por ejemplo, vemos que esa supuesta oposición se organizaba en el interior de una estructura de orden, equilibrio y proporción interdependientes, tanto en la esfera de la natura como en la esfera de lo humano; y…