Ir al contenido principal

Tierras II





La sal de este mar, Annemarie Jacir (2008)

La llamada necesaria de la memoria lanza de regreso a una joven brooklynesa de origen palestino a Jaffa, pueblo donde antes de la nakba sus padres tenían unas tierras y un hogar que hoy son propiedad de una casual ciudadanía israelí. La espiral de ese retorno encuentra la desaparición de sus raíces bajo un suelo de hormigón, parcheado con grandes espacios, campos y solares de tierra removida en que conviven el hierro oxidado, los restos orgánicos y las baldosas de un pasado a todas luces documentado y documental. En esta película, me ha parecido ver que esa tierra revuelta y removida rompía las raíces de un pueblo para desaparecerlo y tapar la posibilidad de su pasado, y no sólo para forzar el éxodo de su cuerpo, sino para asentarse sobre el espacio vacío de su ausencia completa. He visto también a ese otro pueblo que ha suplantado su espacio y que ha sido transplantado en su lugar, ése que no consigue echar raíces tras erradicar todos los componentes de la tierra que podrían recibirle, su humus y sus materiales, los elementos con los que podría refundarse. Ha creído suficiente con reconstruir un pasado remoto artificial, culminado sobre una elegante base de hormigón, tan sólo con la esencia del mito, sin el rato sensible, doloroso y real del tiempo, solo con los fragmentos esenciales del texto, escogidos al azar, con una deseada pero más bien imaginada época dorada.
Pero sólo ha quedado un triste jarrón con flores cada vez más mustias, enfadado y suelto. Y fuera un montón de cicatrices cada vez más tensas, cada vez más hirientes y punzantes, deseosas de rozarse con una tierra que les calmaría, vivas y vigorosas, no obstante. En fin, no hay memoria que pueda salvarse del vacío sin el reflujo de las heridas, sus conflictos, el roce con el pasado no reducido. No hay memoria que no sea pesadilla sin ese duelo que acepta el origen del otro, la necesidad incuestionable de su historia, su simultáneo porqué. No hay raíz que no se pudra sin rozarse con la tierra en que se instala. Hasta las piedras le producirían envidia, porque las piedras son más bellas y están más llenas de vida que los jardines de cemento. Ese es el viaje que nos ofrece La sal de este mar, el enlace en que, como dos piezas gemelas, a través de pasos fronterizos, puertas de control individual y registros, se encuentran el pasado y su tierra; y el imposible encaje, también, motivado por quienes permanentemente buscan hilos de sutura para cortarlos. Tenemos un gratuito jarrón semivacío que se luce frente a unas plantas arrancadas y arrojadas para morir al sol.

Comentarios

Artículos más leídos en este blog

El origen de la imagen y la estética antigua en Grecia (II). La belleza

El equilibrio entre racionalidad eintuición del arte griego antiguo supuso un paso decisivo en la evolución visual de la humanidad. Sin embargo, antes vivióuna notable historia, relacionada con uno de los atributos de lo visual, lo bello, la belleza, otra de las determinaciones a las que se orienta la visión directa y la percepción natural (tal vez el reclamo más contradictorio de los sentidos). Desde luego, si bien es posible que las originarias poblaciones griegas de Asia y las islas griegas tuvieran una particular disposición para cultivar la belleza, fue el cada vez mayor contacto con otras culturas, sobre todo con las orientales, el que ayudó a de perfilar la estética de la belleza griega, con la ayuda del esquematismo, el estilo geométrico y la matematicidad representativa presentes ya, por ejemplo, en las civilizaciones egipcia, mesopotámica y micénica. 




Pero no solo eso, tuvo también que fundirse y entrar en conflicto con las aportaciones de los invasores que aproximadamente de…

La pintura de los nombres propios

Etcéteras. Alfons Freire, Galería Sargadelos, enero-marzo, 2012

Dicen que la filosofía está socialmente muerta desde hace algunas décadas. Y puede que sea así, a excepción de algunas erupciones esporádicas que consiguen sacar durante unos meses la cabeza, para quedar colapsadas en un segundo y último extremo en forma de extravagancia, reducidas a la incomprensión de lo poco riguroso, o acusadas por los expertos más prácticos e integrados de ser el remake de una nostálgica y disfrazada superioridad, o condenadas por muchos otros a una indiferencia hacia aquellos que molestan con pensamientos complicados, anticuados y faltos de la practicidad y de la rapidez que «se necesitan» en nuestros tiempos digitales descompuestos. La actualidad parece haber engullido el ritmo sosegado y atento a los oídos del pensamiento y de la cultura, y no sólo de los clásicos, que sin duda sólo podrían leerse a la luz de nuestro presente, sino de esos muchos otros pensadores contemporáneos que intentan explica…

Notas para una estética de la naturaleza (I)

(Al hilo de la próxima participación del Grup d’Estètica i Política segle XXI (Gep21) en algunos de los actos de la biennal Art Mix 2011 de Santa Coloma de Gramenet, he elaborado unas notas de diálogo sobre el tema de esta convocatoria: Homo et Natura. Os invito a su lectura, y ofrezco este material tanto a los participantes como a los asistentes al seminario. El acto será el día 3 de mayo en el Centre d'art Contemporani Can Sisteré de Santa Coloma, a partir de las 20.00 h.)
La naturaleza humana Escisión naturaleza-ser humano. Es casi una tradición del arte occidental oponer dos esferas en último extremo relacionadas: naturaleza y ser humano. Esta oposición contiene diferentes segmentos de unidad, y, tal vez por eso, no sea muy fácil de mantener. Si miramos al mundo antiguo, por ejemplo, vemos que esa supuesta oposición se organizaba en el interior de una estructura de orden, equilibrio y proporción interdependientes, tanto en la esfera de la natura como en la esfera de lo humano; y…