Ir al contenido principal

Tierras I









 
En las últimas décadas, salvando la gravedad y la lentitud del pasado, sobre todo del pasado antiguo, el tema de las tierras de origen ha quedado convertido en un asunto caduco, mantenido todavía como tema de importancia sólo por algunos exagerados, incluso histéricos, a juicio de los opinadores más alegres y volátiles. Parecería que bastase con una maleta, con el éxodo, con el cambio de localidad, para que ese alguien trasladado al nuevo lugar quedase instalado automáticamente en el sitio de acogida, sin memoria, ni abono, ni problemas de llegada; y del mismo modo, bastarían sólo ganas y ninguna expectativa de incompatibilidad para volver a hacerlo de nuevo, y siempre que sea necesario, como almas que se dejan llevar por el viento. Al fin y al cabo, este es el presupuesto de la aventura contemporánea, la movilidad de la libertad de oportunidades moderna.
En ese sentido, asimismo, veladamente, parecería también que el exilio también es de provecho, a pesar de que se deje una parte de la vida atrás, espacial e históricamente, casi de piel, teniendo en cuenta que la tierra es tan poco interesante que ni siquiera interesará al que voluntariosamente se instale inmediatamente en ella, cuando el que se va, por voluntad o por necesidad, la deje libre. Nada es tan difícil para el que coloniza, ni nada tan fácil para el que se va: la felicidad es el frenesí de viajar, porque las llegadas son siempre bienvenidas, y las despedidas nunca tristes, sino más bien un signo de esperanza y promesa, al menos a juicio del turista occidental. ¡Qué felicidad veloz! Pero nada parece ser así. Basta con observar a simple vista los telediarios o analizar un poco los resultados de los procesos de descolonización del siglo XX para darse cuenta de que no sólo no es un paseo o un gusto dejar atrás la tierra de origen, sino que a veces es una obligación tras la cual tampoco se gana una tierra prometida, de presente o de esperanza, ni una nueva patria de acogida. Da igual cómo queramos imaginarnos fantasiosamente el proceso de refundación o de nueva indiferencia, la ligazón entre materia y memoria sigue sin perdonar en el siglo XXI, y me temo que cada vez será más necesario hacerse cargo de todos los centrifugados territoriales que se están cometiendo en nuestro mundo.
Hay múltiples casos en la actualidad, pero al hilo de algunas películas y de algunas lecturas con las que me he cruzado últimamente, no he podido dejar de plantearme este dilema, sobre todo en dos de los casos más fuertes de nuestro presente comunicativo contemporáneo: Palestina y el Sáhara Occidental, que pasaré a ejemplarizaros en los siguientes post.  

Comentarios

Artículos más leídos en este blog

El origen de la imagen y la estética antigua en Grecia (II). La belleza

El equilibrio entre racionalidad eintuición del arte griego antiguo supuso un paso decisivo en la evolución visual de la humanidad. Sin embargo, antes vivióuna notable historia, relacionada con uno de los atributos de lo visual, lo bello, la belleza, otra de las determinaciones a las que se orienta la visión directa y la percepción natural (tal vez el reclamo más contradictorio de los sentidos). Desde luego, si bien es posible que las originarias poblaciones griegas de Asia y las islas griegas tuvieran una particular disposición para cultivar la belleza, fue el cada vez mayor contacto con otras culturas, sobre todo con las orientales, el que ayudó a de perfilar la estética de la belleza griega, con la ayuda del esquematismo, el estilo geométrico y la matematicidad representativa presentes ya, por ejemplo, en las civilizaciones egipcia, mesopotámica y micénica. 




Pero no solo eso, tuvo también que fundirse y entrar en conflicto con las aportaciones de los invasores que aproximadamente de…

La pintura de los nombres propios

Etcéteras. Alfons Freire, Galería Sargadelos, enero-marzo, 2012

Dicen que la filosofía está socialmente muerta desde hace algunas décadas. Y puede que sea así, a excepción de algunas erupciones esporádicas que consiguen sacar durante unos meses la cabeza, para quedar colapsadas en un segundo y último extremo en forma de extravagancia, reducidas a la incomprensión de lo poco riguroso, o acusadas por los expertos más prácticos e integrados de ser el remake de una nostálgica y disfrazada superioridad, o condenadas por muchos otros a una indiferencia hacia aquellos que molestan con pensamientos complicados, anticuados y faltos de la practicidad y de la rapidez que «se necesitan» en nuestros tiempos digitales descompuestos. La actualidad parece haber engullido el ritmo sosegado y atento a los oídos del pensamiento y de la cultura, y no sólo de los clásicos, que sin duda sólo podrían leerse a la luz de nuestro presente, sino de esos muchos otros pensadores contemporáneos que intentan explica…

Notas para una estética de la naturaleza (I)

(Al hilo de la próxima participación del Grup d’Estètica i Política segle XXI (Gep21) en algunos de los actos de la biennal Art Mix 2011 de Santa Coloma de Gramenet, he elaborado unas notas de diálogo sobre el tema de esta convocatoria: Homo et Natura. Os invito a su lectura, y ofrezco este material tanto a los participantes como a los asistentes al seminario. El acto será el día 3 de mayo en el Centre d'art Contemporani Can Sisteré de Santa Coloma, a partir de las 20.00 h.)
La naturaleza humana Escisión naturaleza-ser humano. Es casi una tradición del arte occidental oponer dos esferas en último extremo relacionadas: naturaleza y ser humano. Esta oposición contiene diferentes segmentos de unidad, y, tal vez por eso, no sea muy fácil de mantener. Si miramos al mundo antiguo, por ejemplo, vemos que esa supuesta oposición se organizaba en el interior de una estructura de orden, equilibrio y proporción interdependientes, tanto en la esfera de la natura como en la esfera de lo humano; y…