Ir al contenido principal

Sicko. Michael Moore (2007)


Supongo que casi todo el mundo habrá visto ya la última propuesta de Michael Moore. ¡Cielos, qué miedo! Aplausos para él, y dos palabras: sencilla, de una claridad diáfana. No hay mucho que decir, sólo una rápida reflexión: oscarizado o no, considero que todavía aporta genialidades, en este caso la idea de buscar un argumento como la sanidad para dar en el clavo de todo un sistema que es el falso ejemplo de democracia, libertad y racionalidad en el mundo. ¿Qué se puede esperar de un sistema individualista, si no es que, justo en el punto en que se necesite ayudar a alguien que lo requiera, se le niegue a éste la ayuda?
Precisamente ésa es la cúspide del capitalismo, el punto en que sólo se pueda llegar a salvar el que tenga más dinero, es decir, el que tenga la suficiente suerte y capacidad de corrupción como para mantener el bolsillo cubierto y tener así lo que en otros sitios se consideran derechos fundamentales, como la sanidad y la educación. Nos venden esa libertad como la panacea, la libertad de salvar el pellejo en la forma de sálvese-quien-pueda. Pero es sencillamente “mentira” que sólo con poner ganas y coraje alguien pueda salvarse, pues quien no tenga las condiciones básicas no podrá ser nunca libre. El sistema estadounidense se basa en que toda la ganancia de valor que aporta la ciudadanía, todos los días en conjunto, todo ese valor que entre todos colaboran a edificar, en lugar de revertir en la construcción de una estructura que sepa cuidar a todos sus ciudadanos en los momentos de conflicto, debilidad, crisis o salud (fases que no son producto de un capricho ni de la dejadez, y que se ha demostrado repetidamente que afectan a todas las personas, con independencia de su cultura, su clase social o su procedencia), toda esa ganancia que se produce en colaboración, vaya a manos del individuo, se localice en puntos de poder o de control, en lugar de concentrarse en torno a la población, que es la que después podrá seguir construyendo el futuro. Unos pocos que se miran el ombligo acumulan todo lo que necesita el resto para seguir tirando del mundo y de su vida, en todos los sentidos, incluso el biológico. Parece que nos quieren exigir que sobrevivan sólo los más fuertes, malos y afortunados. Y luego dirán que no creen en Darwin. Será cómo en todo: que sólo toman de las teorías y de las ideas lo que más les gusta, como en sus películas de Disney. La suya es una vida pasada por el filtro de lo fácil, que a la hora de la verdad, se hace muy difícil. Es una lástima para los ciudadanos con conciencia de ese país, que los hay y no pocos. No está de más que vayáis a verla.

Comentarios

Artículos más leídos en este blog

El origen de la imagen y la estética antigua en Grecia (II). La belleza

El equilibrio entre racionalidad eintuición del arte griego antiguo supuso un paso decisivo en la evolución visual de la humanidad. Sin embargo, antes vivióuna notable historia, relacionada con uno de los atributos de lo visual, lo bello, la belleza, otra de las determinaciones a las que se orienta la visión directa y la percepción natural (tal vez el reclamo más contradictorio de los sentidos). Desde luego, si bien es posible que las originarias poblaciones griegas de Asia y las islas griegas tuvieran una particular disposición para cultivar la belleza, fue el cada vez mayor contacto con otras culturas, sobre todo con las orientales, el que ayudó a de perfilar la estética de la belleza griega, con la ayuda del esquematismo, el estilo geométrico y la matematicidad representativa presentes ya, por ejemplo, en las civilizaciones egipcia, mesopotámica y micénica. 




Pero no solo eso, tuvo también que fundirse y entrar en conflicto con las aportaciones de los invasores que aproximadamente de…

La pintura de los nombres propios

Etcéteras. Alfons Freire, Galería Sargadelos, enero-marzo, 2012

Dicen que la filosofía está socialmente muerta desde hace algunas décadas. Y puede que sea así, a excepción de algunas erupciones esporádicas que consiguen sacar durante unos meses la cabeza, para quedar colapsadas en un segundo y último extremo en forma de extravagancia, reducidas a la incomprensión de lo poco riguroso, o acusadas por los expertos más prácticos e integrados de ser el remake de una nostálgica y disfrazada superioridad, o condenadas por muchos otros a una indiferencia hacia aquellos que molestan con pensamientos complicados, anticuados y faltos de la practicidad y de la rapidez que «se necesitan» en nuestros tiempos digitales descompuestos. La actualidad parece haber engullido el ritmo sosegado y atento a los oídos del pensamiento y de la cultura, y no sólo de los clásicos, que sin duda sólo podrían leerse a la luz de nuestro presente, sino de esos muchos otros pensadores contemporáneos que intentan explica…

Notas para una estética de la naturaleza (I)

(Al hilo de la próxima participación del Grup d’Estètica i Política segle XXI (Gep21) en algunos de los actos de la biennal Art Mix 2011 de Santa Coloma de Gramenet, he elaborado unas notas de diálogo sobre el tema de esta convocatoria: Homo et Natura. Os invito a su lectura, y ofrezco este material tanto a los participantes como a los asistentes al seminario. El acto será el día 3 de mayo en el Centre d'art Contemporani Can Sisteré de Santa Coloma, a partir de las 20.00 h.)
La naturaleza humana Escisión naturaleza-ser humano. Es casi una tradición del arte occidental oponer dos esferas en último extremo relacionadas: naturaleza y ser humano. Esta oposición contiene diferentes segmentos de unidad, y, tal vez por eso, no sea muy fácil de mantener. Si miramos al mundo antiguo, por ejemplo, vemos que esa supuesta oposición se organizaba en el interior de una estructura de orden, equilibrio y proporción interdependientes, tanto en la esfera de la natura como en la esfera de lo humano; y…