Ir al contenido principal

ARTHOSTAL. Hospitalidad de arte

La palabra huésped muestra una gran riqueza y extensión: del latín hosti (‘peregrino’, ‘extranjero’), alcanza el inglés ghost (‘fantasma’) y el alemán gast (‘invitado’), todos ellos seres en tránsito que invocan la relación con las puertas (ostium) de la ciudad, el recinto. Desde siempre, a los ojos de la ciudad, se ha temido a los visitantes, considerados hostiles, pero también se les ha esperado como amigos liberadores, como gentes con las que intercambiar los regalos de su modesto equipaje cultural, las bondades de extramuros que transportan con ellos.

Hosti tiene hoy la rica ambivalencia de quien nos puede proporcionar una cultura potencialmente renovadora, externa a nuestro domus o domicilio (lugar de dominio, dóminus, recinto de doma y domesticación), y compensar su amenaza a la ciudad con un regalo que nos salve de nuestras propias amenazas intramuros, sentidas en nuestra propia casa, en nosotros mismos. De hecho, estar sometido a un hábito, a un habitar, es lo opuesto a vivir una morada, más relacionada con el éthos, con la ética, actitud que plantea una continúa reflexión sobre el saber vivir y sobre las buenas relaciones y costumbres,  sobre la creación, el hacer habitable, poético, un lugar.

La propia palabra hostal tiene que ver, finalmente, con los términos hospital u hospicio, lugares consagrados al cuidado de seres frágiles y debilitados. Si damos un paso más, podemos enlazar hostal con hospedería, como institución que acoge a pasajeros en tránsito. La hospitalidad intelectual ha sido decisiva en la integración cultural de todos los países del mundo. En la Edad Media, los juglares y poetas eran emisarios culturales en sus viajes de corte en corte, recibidos a menudo en posadas, en fondas o en hostales. En la Modernidad, la idea de comunidad universal se formó en el tránsito de todo tipo de personas, incluidos intelectuales, artistas, científicos, comerciantes, etc., y el propio siglo XX forjó su solución de continuidad gracias a la hospitalidad en el tránsito (muy a menudo forzado por el horror) de los éxodos de multitudes, entre continentes y países.

Hoy, a pesar de que las fronteras "parecen" desdibujarse, todos somos un poco extraños, incluso en nuestra propia tierra. Hasta el punto de que la hospitalidad se ha convertido en un mero trámite que tiende a desaparecer. Incluso a pesar de que nuestro crecimiento, para dejar de ser extraños, necesita de la hospitalidad de quienes nos rodean. Hablar de hospitalidad es hablar de saber vivir el espacio y de convertir el espacio en un arte de relación. Por eso, en las grandes moradas pervive el rescoldo de la estética, de la creación, el pensamiento, la escritura, el arte..., enredados con la ética.

He visitado ya varias veces un bonito lugar en el corazón de Barcelona, llamado Arthostal, un rincón en el que se cultiva la creación y la hospitalidad. Con vocación de intercambio entre ciudadanos en tránsito de todo el mundo, con ilusión por la creación de cultura. Y a pesar de ser yo un poco nómada, y de no encontrarme cómodo en ningún asiento, en todas esas ocasiones he tenido la sensación de que me llevaba algo más que un recuerdo. Que me invitaba a volver. Es posible que ahí resida la diferencia en nuestros tránsitos actuales. Hay pocos lugares que pervivan sin dejarnos un recuerdo de indiferencia, rechazo o una huella confusa. He querido abrir esta nueva sección del blog con la noticia de este modesto lugar de encuentros, en el que espero que continúe habiendo muchos intercambios y se siga cultivando el arte de la hospitalidad, tan necesario en nuestros tiempos rápidos, volátiles y sectarios, llenos de bisagras de indiferencia.


ARTHOSTAL
c/Basses de Sant Pere, 10, bajos
Barcelona
http://www.arthostal.com/inde_esp.htm

Comentarios

  1. Como visitante asiduo de la Galería Arthostal y también como organizador de actividades en tan acogedor lugar, agradezco mucho estas palabras, que me parecen merecidísimas. Krassimir y Sasha, los generosos anfitriones de Arthostal, no sólo ofrecen ese espacio para la celebración de actividades culturales, sino que hospedan habitualmente, sin ningún ánimo de lucro, a artistas extranjeros, muchos de ellos procedentes del este de Europa, y les ofrecen las paredes de su galería para que expongan su obra. Esa forma de mecenazgo (algo tan escaso en nuestros días) también merece ser conocido y reconocido. Celebro que este blog rinda homenaje a tan meritoria labor.

    Albert Lázaro-Tinaut
    CASA DE L'EST
    www.casadelest.org

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Nos encantaría conocer tu opinión o tus comentarios sobre esta entrada. ¡Anímate a intercambiar tus ideas!

Artículos más leídos en este blog

El origen de la imagen y la estética antigua en Grecia (II). La belleza

El equilibrio entre racionalidad eintuición del arte griego antiguo supuso un paso decisivo en la evolución visual de la humanidad. Sin embargo, antes vivióuna notable historia, relacionada con uno de los atributos de lo visual, lo bello, la belleza, otra de las determinaciones a las que se orienta la visión directa y la percepción natural (tal vez el reclamo más contradictorio de los sentidos). Desde luego, si bien es posible que las originarias poblaciones griegas de Asia y las islas griegas tuvieran una particular disposición para cultivar la belleza, fue el cada vez mayor contacto con otras culturas, sobre todo con las orientales, el que ayudó a de perfilar la estética de la belleza griega, con la ayuda del esquematismo, el estilo geométrico y la matematicidad representativa presentes ya, por ejemplo, en las civilizaciones egipcia, mesopotámica y micénica. 




Pero no solo eso, tuvo también que fundirse y entrar en conflicto con las aportaciones de los invasores que aproximadamente de…

La pintura de los nombres propios

Etcéteras. Alfons Freire, Galería Sargadelos, enero-marzo, 2012

Dicen que la filosofía está socialmente muerta desde hace algunas décadas. Y puede que sea así, a excepción de algunas erupciones esporádicas que consiguen sacar durante unos meses la cabeza, para quedar colapsadas en un segundo y último extremo en forma de extravagancia, reducidas a la incomprensión de lo poco riguroso, o acusadas por los expertos más prácticos e integrados de ser el remake de una nostálgica y disfrazada superioridad, o condenadas por muchos otros a una indiferencia hacia aquellos que molestan con pensamientos complicados, anticuados y faltos de la practicidad y de la rapidez que «se necesitan» en nuestros tiempos digitales descompuestos. La actualidad parece haber engullido el ritmo sosegado y atento a los oídos del pensamiento y de la cultura, y no sólo de los clásicos, que sin duda sólo podrían leerse a la luz de nuestro presente, sino de esos muchos otros pensadores contemporáneos que intentan explica…

Notas para una estética de la naturaleza (I)

(Al hilo de la próxima participación del Grup d’Estètica i Política segle XXI (Gep21) en algunos de los actos de la biennal Art Mix 2011 de Santa Coloma de Gramenet, he elaborado unas notas de diálogo sobre el tema de esta convocatoria: Homo et Natura. Os invito a su lectura, y ofrezco este material tanto a los participantes como a los asistentes al seminario. El acto será el día 3 de mayo en el Centre d'art Contemporani Can Sisteré de Santa Coloma, a partir de las 20.00 h.)
La naturaleza humana Escisión naturaleza-ser humano. Es casi una tradición del arte occidental oponer dos esferas en último extremo relacionadas: naturaleza y ser humano. Esta oposición contiene diferentes segmentos de unidad, y, tal vez por eso, no sea muy fácil de mantener. Si miramos al mundo antiguo, por ejemplo, vemos que esa supuesta oposición se organizaba en el interior de una estructura de orden, equilibrio y proporción interdependientes, tanto en la esfera de la natura como en la esfera de lo humano; y…